LEZUZA EN LAS RELACIONES DEL CARDENAL LORENZANA.

Año 1785.

 

A mediados del siglo XVIII, con las nuevas ideas ilustradas, surgen en España varios intentos por conocer mejor la realidad social y económica del país. El método que se utiliza desde la Administración y desde la Iglesia, es enviar a los ayuntamientos y a las parroquias, respectivamente,  extensos cuestionarios que preguntaban por muy variados temas. Así, toda la información acumulada da lugar, entre otros estudios, a lo que hoy conocemos como Catastro del Marqués de la Ensenada, Diccionario Geográfico – Histórico de Tomás López y las Relaciones del Cardenal Lorenzana.

Don Francisco Antonio Lorenzana y Butrón (1722-1804), siendo Arzobispo de Toledo, más tarde Cardenal, se dirige a los curas de todas las parroquias del arzobispado con el fin de obtener datos de muy diversa índole y poder hacer un mapa del arzobispado, que completara el que en su momento dirigió el Cardenal Portocarrero (1). El cuestionario consta de catorce preguntas que son contestadas por curas párrocos, vicarios o jueces eclesiásticos (2).

Por lo que respecta a Lezuza, el cura que firma las respuestas a las catorce preguntas que formula el Cardenal Lorenzana es Don Juan Antonio Ferrer (3), fechadas el 23 de febrero de 1785. A continuación hago un breve comentario sobre aquellos aspectos más destacados.

Lezuza, en el último cuarto del siglo XVIII cuenta con 450 vecinos “poco mas o menos contando los aldeanos”, aproximadamente 1.700 habitantes. Era la cuarta localidad con mayor población del Partido de Alcaraz, después de la propia Alcaraz (7.300 hab.), El Bonillo (4.500 hab.) y Munera (1.850 hab). El Ballestero contaba alrededor de 600 habitantes.

El cura de Lezuza empieza a contestar el cuestionario y sitúa a la población rodeada “de algunos cerros elevados”, uno al mediodía con el nombre de “el cerro del castillo con una atalaia en la cima”; al saliente hay otro que llaman “Fontanillas”, hoy le conocemos como Montanillas; al poniente el llamado “Dehesa Nueba”; y al norte otro llamado “el de la Orca”. Hoy al cerro que está al norte del pueblo le llamamos Cerro Lele o Cerro del Depósito Viejo.

¿Por qué cerro de la Orca o cerro de la Horca? Cuando Carlos I concede a Lezuza el título de villa independiente, 21 de marzo de 1553, apartándola de la jurisdición de Alcaraz, le concede el privilegio de que en la dicha villa “aya forca y picota y cuchillo y carcel y cepo” para ejercer la justicia civil y criminal. De aquí se deduce que la “forca” u horca estaría enclavada en el actual cerro Lele, en el siglo XVIII conocido como cerro de la Horca.

Don Juan Antonio Ferrer nos habla de cuatro ermitas. Además de la ermita de Nuestra Señora de la Cruz “distante de esta villa como dos tiros de bala”, está la ermita del Santísimo Cristo de la Salud, hoy reconvertida en vivienda particular en la Plaza del Cristo ; la ermita de Nuestra Señora de la Yunquera a la distancia de “seis quartos de legua”; y por último cita que “en el castillo hay una ermita algo arruinada con la advocacion de Nuestra Señora de Luciana”.

A la pregunta VII del cuestionario sobre “por quién se fundó el lugar” el cura de Lezuza dice que en la ermita de La Yunquera hay una inscripción en la que se lee: “Hercules Libico me fundo, segunda colonia fui yo, Felipe Segundo me engrandecio, Vizente y Leto aqui murio” (4). Es evidente que el cura no transcribe íntegramente el contenido de la leyenda que aparece en la ermita de La Yunquera, que es mucho más extenso (5), pero nos da un dato importantísimo para terminar de entender el significado de la misma. Las pinturas murales de la ermita, junto con el escudo primitivo de Lezuza  y la inscripción, fueron restauradas en el año 2007 por encargo del Ayuntamiento, trabajo que se encomendó a las mismas restauradoras que trabajaron en el retablo barroco de la iglesia de Lezuza, María José Espinosa García y Virtudes Rosillo García. Cuando concluyeron los trabajos de restauración, la línea 6ª no pudo ser completada, estaba muy deteriorada y se dejó inconclusa. Hoy, gracias al documento que estamos analizando, el cura de Lezuza en 1785 nos dice el contenido de la 6º línea: VICENTE Y LETO AQUÍ MURIO.

Cuando el párroco se refiere a la ermita de Nuestra Señora Luciana, reconoce que está “algo arruinada” (6), aunque debería tener un culto especial para los lezuceños, pues en ella –sigue escribiendo Don Juan Antonio Ferrer – “es tradicion que predico el Señor San Pablo y se descubre la piedra que tubo por pulpito”. También atribuye a la famosa piedra propiedades milagrosas, pues “de tiempo inmemorial se dice que tomada en polbos sanaron muchos enfermos”.

Durante la campaña de excavaciones arqueológicas de 2001 llevadas a cabo por la Universidad de Alicante en el Cerro del Castillo, apareció un edificio de carácter religioso que en un primer momento se sospechaba que pudiera ser la ermita de Santa María Luciana; pero conforme avanzaba la excavación se descartó totalmente, la datación de este complejo religioso – militar se situaba en la época bajomedieval, y la ermita tuvo culto hasta finales del siglo XVIII o principios del XIX (7).

Las respuestas nº V y VII hablan de Libisosa, citan a Probo, Xantipe, Cecilio Apolinar y otros nombres que nos resultan familiares porque aparecen en la obra publicada por el Bachiller Requena en 1647, y que lógicamente Don Juan Antonio Ferrer debía conocer.

En aquellos tiempos donde el analfabetismo era predominante, llama la atención que en Lezuza había dos escuelas de primeras letras y una escuela de gramática o latinidad, en esta última se enseñaba latín y teología, y estaba orientada a formar a los jóvenes que querían ingresar en el clero; tan solo en Alcaraz había otra escuela de latinidad. Y escuela de primeras letras  tenían Bogarra y Robledo, careciendo de escuela pueblos más grandes como El Bonillo o Munera.

Las enfermedades más corrientes eran los dolores de costado, las calenturas tercianas y las cuartanas (lo que hoy conocemos como paludismo), “que se curan con purgas, sangrías y quina.”

Hablando de agricultura, el cura dice que los cultivos más singulares que produce la vega son “cañamos, trigo, cebada y demás panijos y legumbres”. También se cultivan “criadillas” (patatas) “abichuelas y otras ortalizas”. Además cita que hay “membrillares, guindales y ziruelos”. El cura critica “la poca aplicación de los vecinos” ya que  el pueblo carece de “manufacturas y fabricas”, pero que podría haberlas de “lienzos y lana”. Y efectivamente, otros vecinos en la comarca eran ya más emprendedores, pues los de Alcaraz “elaboran lienzos de lino y cáñamo” y compran el cáñamo en “Villanueva de la Fuente, Lezuza y Bogarra”.

Valga este breve comentario para adentrarnos un poco en la historia de nuestro pueblo en el último cuarto del siglo XVIII.  Aquellos que estén interesados y quieran seguir profundizando en este valioso documento y analizar el interrogatorio completo y las respuestas íntegras que da el cura de Lezuza, Don Juan Antonio Ferrer, pueden consultarlo en la página web del Ayuntamiento de Lezuza (www.lezuza.es) en la siguiente sección: Población/ Historia/ Artículos de historia local.

 

J. Ángel Munera Martínez.

Mayo de 2014

 

(1).- Lezuza perteneció al Arzobispado de Toledo hasta la creación de la Diócesis de Albacete en 1949.

(2).- Los originales de las respuestas que dan los curas y vicarios se encuentran en el Archivo Diocesano de Toledo.

(3).- La transcripción del documento está extraída de “El partido de Alcaraz a través de las relaciones del Cardenal Lorenzana”, cuyo autor es Ramón Sánchez González.

(4).- San Vicente y San Leto, según el Bachiller Alonso de Requena y Aragón, “Venida del Apóstol San Pablo a España y predicación en ella y como estuvo en Libisosa, …” (1647) fueron martirizados en el año 253 en el paraje conocido como Vallejo de los Santos, junto al camino de la Casa de los Pájaros. La importancia de la inscripción de La Yunquera radica en que está fechada en 1556, casi un siglo antes de la publicación del libro del Bachiller Requena, lo que demuestra que en la memoria popular nunca se perdió la relación entre Lezuza y Libisosa. Para otra ocasión queda explicar el porqué aparece FELIPE SEGUNDO ME ENGRANDECIÓ.

(5).- La transcripción completa  de la leyenda que figura en la ermita de La Yunquera es como sigue: HERCULES LIVICO ME FUNDO / LIVISOCA BONA ME LLAMO / FORO AUSGUSTANA Y LUÇON FUI YO / ROMA ME ENGRANDECIO / SEGUNDA COLONI FUI YO / VIZENTE Y LETO AQUÍ MURIO / I SU SANGRE ME ILUSTRO / FILIPO SEGUNDO EL PRUDENTE / EN SI Y SOBRE SI ME DIRIMIO / AÑO 1556 .

(6).- El abandono al que debía estar sometida esta ermita viene de lejos. El 27 de noviembre de 1723 el licenciado Don Francisco Barros, vicario – visitador de Alcaraz, en una visita que hace a la ermita de Nuestra Señora Luciana se queja del mal estado en el que se encuentra. Escribe el vicario “que abiendo allado el indezente suelo que ai en ella” mandó que se hicieran las obras necesarias y “se allane i en piedra conceda curiosidad dejando igual todo el suelo de la ermita...” También encarga al cura que repare la casa del ermitaño “que se alla arruinada” y que “haga los esfuerzos posibles para que recojan algunas limosnas y con ellas se repare dicha casa por si en algun tiempo hubiese ermitaño  que resida en ella con lo que esto conduce para la mayor dezencia de la ermita y aumento del culto.”

(7).- El primer texto que cita la ermita de Santa María Luciana es un manuscrito de 1612 del cura de Lezuza, Doctor Juan de Buendía. (Libro Primero de Fábrica del Archivo Parroquial, hoy en el Archivo Diocesano de Albacete).  Los últimos documentos que hacen referencia a la ermita son el Diccionario Geográfico Universal de Antonio de Vegas de 1806 y el Libro de Actas de la Cofradía de la Virgen Luciana que termina en el año 1811.

 

Cardenal Francisco Antonio de Lorenzana.

 

 

 

Pinturas murales de la ermita de La Yunquera. Escudo de Lezuza e inscripción fechada en 1556.

 

 

 

LEZUZA EN LAS RELACIONES DEL CARDENAL LORENZANA. Año 1785.

INTERROGATORIO,

A cuyos puntos deben responder los Señores  Vicarios, Jueces Eclesiásticos, y Curas Párrocos, cada uno en su distrito lo que comprehende .

 

I.- Si es Ciudad, Villa, o Lugar, a qué Vicaría pertenece, y si es Realengo,  de Señorío, o mixto,  y el número  de vecinos.

 

II.  Si es cabeza de Vicaría o Partido, Anexo, y de qué Parroquia : si tiene Conventos,  decir de qué  Orden; como tambien si dentro de la poblacion , o extramuros hay algun Santuario, o Imagen célebre, declarar su nombre, y distancia:  asimismo la advocacion de la Parroquial.

 

3.- Se pondrá quántas leguas dista de la metrópoli  Toledo, quántas de la cabeza de la Vicaría, y quántos quartos de legua de los lugares confinantes; expresando en este último particular los que están al Norte, al Mediodia, Levante, o Poniente respecto del lugar que responde, y quántas leguas ocupa su jurisdicción.

 

IV. Dirá si está orilla de algun rio , arroyo, o laguna , si a la derecha, o la izquierda de él baxando agua abaxo: donde  nacen estas aguas, en donde y con quién se juntan, y cómo se llaman: si tienen puentes de piedra, de madera, o barcas, con sus nombres, y por qué lugares pasan.

 

V. Expresarán los nombres de las Sierras:  dónde empiezan a subir ,dónde a baxar, con un juicio razonable del tiempo para pasarlas, o de su magnitud; declarando los nombres de sus puertos, y en dónde se ligan, y pierden , o conservan sus nombres estas cordilleras con otras.

 

VI. Qué montes, bosques y florestas  tiene el Lugar, de qué matas poblados; cómo se llaman, a qué ayre caen, y quánto se extienden.

 

VII. Quándo , y por quién se fundó el Lugar: qué armas tiene, y con qué motivo: los sucesos notables de su historia, hombres ilustres  que ha tenido, y los edificios , o castillos que aún conserva.

 

VIII. Quales son los frutos mas singulares de su terreno; los que carece: quál la cantidad a que ascienden cada año.

 

IX. Manufacturas y Fábricas que tiene, de qué especie, y por quién establecidas: qué cantidad elaboran cada año: qué artífices sobresalientes en ellas: qué inventos, instrumentos, o máquinas ha encontrado la industria  para facilitar los trabajos.

 

X. Quales son las Ferias o Mercados , y los dias en que se celebran: qué géneros se comercian, extraen y reciben en cambio: de dónde, y para dónde; sus pesos y medidas, Compañías, y Casas de cambio.

 

XI. Si tiene Estudios Generales , particulares, sus fundaciones, método, y tiempo en que se abren: qué Facultades enseñan, y quales con mas adelantamiento, y los que en ellas se han distinguido.

 

XII. Qual es su gobierno político, y económico: si tiene privilegios,  y si erigió en favor de la enseñanza pública algun  Seminario, Colegio, Hospital, Casa de Recoleccion y Piedad.

 

XIII. Las enfermedades  que comunmente se padecen, y como se curan: número de muertos y nacidos, para poder hacer juicio de la salubridad del Pueblo.

 

XIV. Si tiene aguas minerales, medicinales, o de algun beneficio para las fábricas: salinas de piedra, o agua, canteras, piedras preciosas, minas, de qué metales, árboles, y yerbas extraordinarias.

 

Finalmente todo quanto pueda conducir á ilustrar el Pueblo, y que no se haya prevenido en este Interrogatorio.

 

NOTA.

 

Procurarán los Señores Vicarios formar unas especies de Mapas, ó Planos de sus respectivas Vicarías , donde pondrán las Ciudades, Villas, Lugares, Aldeas, Granjas, Caserías, Ermitas, Ventas , Molinos, Despoblados, Rios, Arroyos, Sierras, Bosques, Caminos, &c. que aunque no estén hechos como de mano de un Profesor, nos contentamos con sola una idea, o borron del terreno , porque lo arreglarémos dándole aquí la última mano.

 

Esta misma prevencion se hace a los Señores Curas Párrocos, porque me consta hay muchos aficionados a Geografia , y cada uno de estos puede demostrar muy bien lo que hay al contorno de dos leguas de sus Iglesias.

 

Respuestas que da el cura de Lezuza, Don Juan Antonio Ferrer.

(Año 1785)

Transcripción extraída de “EL PARTIDO DE ALCARAZ A TRAVÉS DE LAS RELACIONES DEL CARDENAL LORENZANA” por Ramón Sánchez González.

 

Descripcion geografica de la villa de Lezuza con todas las cosas que comprende su distrito. Es como se sigue.

 

1. Lezuza es villa que pertenece a vicaria de la ciudad de Alcaraz, es realenga y se compone de quatrocientos y cinquenta vezinos pocos mas o menos contando los aldeanos.

 

2. No es cabeza de vicaria ni partido, ni tampoco anejo de parroquia. No tiene combento alguno y dentro de su poblacion hay una hermita con la advocacion del Santisimo Christo de la Salud. Extramuros hay otra de Nuestra Señora de la Cruz, distante de esta villa como dos tiros de bala; otra llamada Nuestra Señora de Yunquera a distancia de seis quartos de legua y la adbocacion de la parroquial  es Nuestra Señora de la Asumpcion.

 

3. Dista esta villa de Lezuza de la metropoli  Toledo 32 leguas, de la cabeza de la vicaria cinco, de la villa de Barrax que esta a lebante 12 quartos de legua y los mismos esta distante la villa de Balazote, que se alla tambien poco mas bajo de lebante. Por la parte de poniente esta la villa del Bonillo y un poco mas abajo al norte la villa de Munera, una y otra distantes de este de Lezuza 12 quartos de legua y entre poniente y mediodía esta la villa del Ballestero 8 quartos de legua de esta poblacion de Lezuza, cuia jurisdiccion ocupa por levante y norte dos leguas y media y por poniente y mediodía una.

4. Este pueblo de Lezuza esta orilla de un pequeño rio a la izquierda de el mirando agua abajo y nacen estas aguas junto a un paraje que se llama el Sanguino y a la distancia de 2 quartos de legua se juntan con otras de un sitio que llaman los Ojuelos y tambien en su corriente, que no pasa por lo regular de las aldeas de Vandelaras  8 quartos de legua de Lezuza y algunas vezes llega hasta mas abajo de la casa llamada de las Torres, jurisdiccion de la villa de Barrax, distante de esta 2 quartos de legua. Dicho rio no tiene puente de piedra ni barca y solo hai en el un puentecillo de madera junto a un molino arinero como a 300 pasos de distancia de Lezuza.

 

5. En el territorio de esta poblacion no hai sierra alguna, solo si algunos cerros elebados. El uno al mediodia con el nombre el cerro del Castillo con una atalaia en la cima de el; otro a saliente que llaman las Fontanillas; otro al norte llamado el de la Orca; otro al poniente llamado la Dehesa Nueba poblada de mata parda y algunas encinas y los otros yermos. Y en el del Castillo hay una hermita algo arruinada con la adbocacion de Nuestra Señora de Luciana, en cuia hermita es tradicion que predico el señor San Pablo y se descubre la piedra que tubo por pulpito con la que de tiempo immemorial se dice que tomada en polbos sanaron muchos enfermos y es de adbertir que en el sitio del mencionado Castillo o atalaia hai noticia segun algunas historias que refiere el Padre Quintana Dueñas abia una plaza de armas y la antigua ciudad de Libisosa donde estaba el palacio del gobernador que imbiaban los romanos, Probo, a quien combirtio  el señor San Pablo apostol y sus dos hermanas Xantipe y Poligena, las que merecieron ver en la frente de este Santo apostol un letrero que decía: Pablo apostol de Jesuchristo, lo que rebelaron a su hermano Probo y fue el motibo de la combersion de su hermano y de las dos hermanas y de que esta villa de Lezuza guarde por voto como fiesta el dia de la combersion del señor San Pablo y consta de instrumento autentico aprobado por el Consejo de la Gobernacion o por el ordinario eclesiastico que asi se me asegura.

 

6. En esta jurisdiccion aunque no hai bosques ni florestas esta toda llena de montes propios de esta villa. Por lebante se allan unos que llaman la dehesa de Pardales y Lanternales, por el mediodia las dehesas y montes de Fuente Pinilla, al poniente la dehesa de Barrancos con su monte, al norte los montes llamados la Redonda y Santo Domingo, vien entendido que todos estos montes son de encinas y se estienden por el saliente hasta dos leguas, por el mediodía una legua, al poníente media legua y por el norte tres quartos.

 

7. Esta villa se tiene por verosimil que fue fundada por Hercules Libico y asi aparece de una inscripcion que hai en la hermita de Nuestra Señora de Yunquera antes dicha en la que se lee: Hercules Libico me fundo, segunda colonia de Roma fui yo, Felipe Segundo me engrandecio, Vizente y Leto aqui murio. Estos dos santos Vizente y Leto, es tambien tradicion que padecieron martirio, siendo quemados en tiempo que era gobernador Cecilio Apolinar en un sitio a saliente distante de esta poblacion medio quarto de legua que conserba el nombre del Vallejo de los Santos, donde se construio por entonces una iglesia dedicada a los santos Vizente y Leto, la que fue consagrada por los señores ilustrisimos obispos por los años de 1326 Graciano (1), obispo de Cartagena, el qual edifico un templo en Libisosa en el dicho Vallejo de los Santos en onrra de los ya referidos Vicente y Leto, este fue consagrado en el primer dia de septiembre. Hallaronse a dicha consagracion MarceIo obispo de Laminio, Campo de Montiel, de lizencia de natal (sic) (2), arzobispo de Toledo, Primado de las Españas, Lupo, obispo de Valencia, Egila, obispo de Valera el que predico con mucha elegancia del nacimiento y martirio de los santos. Graciano para la construcion del templo, por estar por esta era sujeta en lo espiritual esta provincia ahora toledana a la de Cartagena, recibio 400 siclos del emperador Constantino, hijo de Santa Elena y lo restante a sus espensas y la liberalidad de los fieles. Las armas de esta villa son un castillo en campo azul, segun me dicen y no se sabe con que motivo se concedieron.

 

8. En quanto a los frutos mas singulares que se encuentran y produce esta tierra, esto es en una vega que ay orilla de este lugar son cañamos, trigo, cebada y demas panijos de legumbres, criadillas, abichuelas y otras ortalizas, careciendo de los demas y nos parece que la cantidad a que puede ascender cada año llegara sobre poco mas o menos a la de cien mil reales.

 

9. Careze tambien de manufacturas y fabricas siendo la lastima que pudiendo haberla como son la de lienzos y lana, no las hai por la poca aplicacion de los vezinos, siendo por eso uno de los pobres de toda la Mancha; no se encuentran por esta incuria artifices ni oficiales sobresalientes, por lo que no se allan inventos, instrumentos ni otras maquinas para la facilidad de la industria.

 

10. Por lo tocante al punto decimo no se encuentran ninguna de las que en el se refieren.

 

11. En esta villa solo se encuentra un estudio de gramatica y dos escuelas, una dotada por el rey nuestro señor, lo demas de pura debocion. Estas en tiempo de inbierno se abren por la mañana a las 9 y se cierran a las onze y media, por la tarde a las dos y se concluie a las quatro. En tiempo de verano a las ocho y salen a las diez, por la tarde a las tres y acaban a las cinco.

 

12. Su govierno politico y economico es el de un alcalde mayor por el rey nuestro señor, seis regidores perpetuos y algunos que no estan en uso. No tiene privilegios particulares ni erigio en favor de la enseñanza publica  algun seminario, colegio, hospital, casa de recoleccion y piedad.

 

13. Las enfermedades que comummente se padecen son algunos dolores laterales, calenturas ardientes y las mas tercianas y quartanas, que se curan con purgas, sangrias y quina, El numero de muertos de adultos y parvulos sera en cada un año 30 poco mas o menos y de los nacidos 50.

 

14. No tiene esta villa aguas minerales ni medicinales y si algunas que pudieran servir de beneficio para una fabrica de lana y cañamo. Tampoco tiene salinas de piedra, ni agua, canteras, piedras preciosas, ni minas, ni yervas extraordinarias, ni arboles, mas que algunos membrillares, guindales y ziruelos.

 

Es quanto puedo decir sobre el interrogatorio, segun los puntos que contiene y para que conste lo firmo en Lezuza a 23 de febrero de 1785. Don Juan Antonio Ferrer.

 

 

Notas a la transcripción de J. Ángel Munera Martínez.

(1).- El año de 1326 no es correcto. Puede ser un error del cura de Lezuza, don Juan Antonio Ferrer, o un error de transcripción por parte de Ramón Sánchez González. El párroco conoce con toda seguridad el libro publicado en Madrid en 1647, “Venida del Apóstol San Pablo a España y su predicación en ella, y como estuvo en Libisosa (oi Lezuza), su fundación y antigüedad, y martirio de San Vicente y Leto, hermanos, patronos de ella y naturales de Toledo” cuyo autor es el Bachiller Alonso de Requena y Aragón. Éste último, nos dice que el martirio de San Vicente y San Leto se produce en el 253, posteriormente se construye un primer templo que va a ser derribado en las persecuciones que se organizan contra los cristianos en época del Emperador Diocleciano, y después se reedificaría el templo en el mismo lugar, en el Vallejo de los Santos, y “el Arzobispo Graciano consagró el Templo de los Santos Mártires, hallándose en ella Natalio Arzobispo de Toledo, con otros tres Obispos, … “ en el año 340. (pág. 143 a 154).

 

(2).- Leyendo al Bachiller Requena, interpreto que donde dice  “de lizencia de natal (sic), arzobispo de Toledo, Primado de las Españas” debería decir: “con lizencia de Natalio, arzobispo de Toledo, Primado de las Españas”.