Obra de transición del gótico al renacimiento. El templo principal es de nave única con cabecera poligonal y bóvedas de nervaduras góticas tardías.  

 

En el presbiterio se conserva un retablo barroco de finales del XVII en el que se pueden admirar unas bellas pinturas murales que representan a San Pablo predicando en Libisosa (año 64 d.C.) y el martirio de San Vicente y San Leto (año 253)

En el lado de la epístola destaca la Capilla de la Virgen de la Cruz, construida en el siglo XVIII. Ofrece planta de cruz latina, crucero con cúpula y cabecera plana.   

 

 Acceso al Retablo Barroco y Pinturas Murales