Edificio construido a principios del siglo XVIII, de propiedad eclesiástica y destinado al almacenamiento de diezmos y primicias. Pasa a manos particulares en 1855 al ser vendido por el Arzobispado de Toledo por 6.666 reales a Don Gabriel Fernández Romero, sacristán de Lezuza y natural de Alcaraz.

 

Sobre la puerta principal de acceso aparece una cartela con la siguiente inscripción: (hoy tapada por la cal)

SECRº D. JOSEPH ANTONIO MO

RO MAIORDOMO D. ALPHONSO

PEÑARRUBIA SE HIZO EN LE

ZUZA AÑO DE

1708

 

En la esquina que da a la Plaza Mayor, puede verse el pedestal que sirvió de basa a una estatua de mármol dedicada al emperador Marco Aurelio.